Ametlla de mar

L'Ametlla de Mar

L’Ametlla de Mar es una pequeña localidad marinera al sur de la Costa Dorada. Encontrarás este bonito pueblo cincuenta y cinco quilómetros al sur de Tarragona, justo antes de adentrarte en el Parque Natural del Delta del Ebro. Se la conoce entre sus habitantes como La Cala, y esto se debe a la gran cantidad de calas y calitas que puedes encontrar en su término municipal. Así que si escuchas hablar de “los caleros” se están refiriendo a los habitantes de l’Ametlla de Mar.

Gastronomía en l’Ametlla de Mar

Si lo que te gusta es el turismo gastronómico o simplemente disfrutar de los placeres de la vida, has ido a parar al lugar del mundo adecuado. Y es que la comida en l’Ametlla de Mar es algo espectacular. Aquí podrás degustar desde las calderetas de pescado –o el suquet de peix calero, como lo llaman aquí-, hasta todo tipo de arroces, made in Delta del Ebro, o el atún salvaje cocinado de las mil maneras distintas. No dejes de probar tampoco el arrossejat ni la fideuada, así como los postres típicos del pueblo: coraçons y pastissets. En l’Ametlla de Mar encontrarás multitud de restaurantes de calidad, de trato familiar y con vistas al mar. Todo un espectáculo para los sentidos.

Qué hacer en l’Ametlla de Mar con niños

Si has venido a pasar tus vacaciones en l’Ametlla de Mar con los pequeños de la casa, debes saber que has tomado una muy buena decisión. L’Ametlla de Mar es una localidad tranquila y muy familiar y está cerca de muchas atracciones turísticas para disfrutar toda la familia. No puedes marcharte sin llevar a los niños a PortAventura, que se encuentra bien comunicado por tren y a tan solo 15 minutos. El parque no necesita presentación, pero por si acaso aun no lo conocéis, te diremos que cuenta con seis zonas temáticas, Far West, Mediterránea, Polinesia, México, China y recientemente, SesamoAventura, donde podréis montaros en espectaculares montañas rusas, atracciones de todo tipo –no podéis perderos las atracciones de agua en verano-, zonas infantiles y espectáculos que están a la cabeza de los espectáculos que se pueden ver en parques de atracciones de Europa. Pasaréis un día inolvidable en familia, lleno de emociones y diversión.

Asimismo, os recomendamos hacer una excursión de un día desplazándoos hacia más al sur llegando hasta el Delta del Ebro. Aquí podréis alquilar una bicicleta y hacer algún tramo de carril bici entre los arrozales para apreciar la fauna que tanto gusta a los pequeños. Hay restaurantes especializados en turismo familiar en la desembocadura del río Ebro, donde también podréis interactuar otros animales de granja. Y desde allí, coger una barquita que os lleve a hacer la desembocadura del río hasta el mar.

Otra de las opciones es ir a hacer actividades en el río Ebro, donde podréis practicar desde piragüismo, moto de agua o kayak, hasta subiros a un laúd. Y si no queréis salir de l’Ametlla de Mar, en el municipio encontraréis varios parques infantiles con fuentes para refrescarse, así como diversas opciones de actividades de verano donde los pequeños podrán hacer nuevos amigos y pasarlo en grande.

Qué ver l’Ametlla de Mar

El gran atractivo de l’Ametlla de Mar son sus calas y el cristalino de sus aguas, todo ello en medio de la naturaleza. Pero el pueblo en si ya es un espectáculo por si mismo, ya que parece sacado de una postal de verano. Articulado por su puerto donde descansan las barcas de pescadores al anochecer y salen de nuevo al mar antes apenas de que haya amanecido. Te recomendamos que te acerques al puerto sobre las cuatro de la tarde, que es la hora a la que suelen llegar las embarcaciones de pescar y te dejes asombrar por el ajetreo de la lonja. Verás que un paseo rodea el puerto y en él te irás encontrando bares típicos de pescadores y restaurantes con encanto donde saborear la mejor gastronomía típica.

L’Ametlla de Mar es un buen punto de partida para hacer pequeñas excursiones, puesto que se encuentra en un punto privilegiado, cerca de muchos lugares de interés. En la misma localidad puedes hacer el Tuna Tour, o lo que es lo mismo: nadar entre atunes rojos en alta mar. Es sin duda una experiencia inolvidable que rara vez tendrás la oportunidad de repetir. Te recomendamos también ir a visitar las cuevas de Benifallet, que están a unos 20 minutos en coche y son todo un espectáculo que te dejará sin aliento. Una vez en Benifallet, vale la pena ir a ver el Castillo de Miravet. Es además ideal si vas con niños porque para acceder vais a tener que subir vuestro coche a una barca con la que cruzaréis el río Ebro y seguro que los más pequeños se lo pasan pipa con esta experiencia.

Si os gusta la historia, no dejéis de visitar las fortificaciones de la Guerra Civil española convertidas en un museo, que se encuentran a tan solo 2 quilómetros del centro de l’Ametlla de Mar, situadas entre la playa de l’Estany y Port Olivet. Otra de las actividades que no deberías perderte en l’Ametlla de Mar, si no te importa caminar, es más, si estás acostumbrado a hacer excursiones a pie o hacer senderismo, te encantará el tramo de la ruta del GR-92, conocido como el ”sendero del Mediterráneo”. A través de sus 9 quilómetros –unas dos horas de camino aproximadamente- recorrerás las más bonitas calas de la Costa Dorada, disfrutando de la naturaleza y de unas vistas excepcionales. Y si eres más de ver el mar desde dentro que desde lo alto de una colina, entonces quizás es el momento de iniciarte en el buceo. En l’Ametlla de Mar hay muchas empresas que te pueden ayudar a realizar tu bautizo.

Como te hemos dicho antes, los fondos marinos de l’Ametlla de Mar cuentan con bosques de posidonia que contribuyen a que se pueda disfrutar de aguas limpias y claras, perfectas para apreciar unos fondos marinos nada malmetidos por el hombre.

Las playas de l’Ametlla de Mar

Las playas de l’Ametlla de Mar son de las más bonitas de la costa catalana. Y es que unos de los principales atractivos del fondo marino en l’Ametlla de Mar es la posidonia, el alga encargada de limpiar el agua, y que resulta que es en esta localidad de la Costa Dorada donde hay una mayor concentración de ésta de toda España. De ahí el cristalino de sus aguas de las que muy probablemente de costará salir en verano cuando apriete el sol. Las playas de l’Ametlla de Mar son tranquilas, de entrada suave, de agua cálida y transparente, en su mayoría de arena, aunque también puedes encontrar alguna de piedras. En l’Ametlla de Mar encontrarás calas y playas para todos los gustos.

 

Las más populares entre los turistas son las playas urbanas de L’Alguer y Pixavaques o la playa “Sant Jordi”, pero además de visitar estas playas te recomendamos que te dirijas hacia las urbanizaciones de Tres Calas y Calafat y que a partir de allí vayas descubriendo todas y cada una de las calas y calitas escondidas entre la naturaleza.

Éstas son algunas de nuestras preferidas:

Cala “Llobeta", es difícil de ver entre tanta vegetación. Rodeada de rocas y abrazada por árboles, ofrece unos fondos marinos espectaculares. Aquí se empiezan muchas de las excursiones de submarinistas para apreciar las más de 700 especies de animales y plantas submarinas del lugar. Playa “La Calafató”, te avisamos: cuando llegues a esta playa te parecerá que estás en un plató de Hollywood, por lo idílico del lugar. Cala Vidre, es pequeña, de agua absolutamente transparente, tranquila, de entra suave en el mar, de arena… un paraíso para los enamorados.

 

Cala Forn, es el equilibrio perfecto entre cala salvaje y servicios que ofrece. Playa de ”l'Estany”, se trata de una playa natural a dos quilómetros al sur del municipio, de grandes dimensiones y tranquila. Cala “Llenya”, pinos, agua turquesa, rocas gigantescas y arena gruesa. Nada que envidiar a las calas más bonitas de Ibiza, ¿verdad?

Cala de “Santes Creus”, está situada en una zona natural protegida y cuenta con, ojo al dato, una laguna al lado, de modo que su valor ecológico es brutal. Tienes que verla. Cala de l’Illot: esta cala nos gusta tanto que no queremos explicar lo bonita que es para que no se masifique. Pero contigo haremos una excepción. Pregúntanos cómo llegar y te lo diremos si nos guardas el secreto. ¿Te has quedado con ganas de conocer más calas, calitas y playas donde tomarte un mojito a la sombra de los pinos?

Vale, toma nota, porque todavía hay más por exprimir en esta bonita localidad de l’Ametlla de Mar: tenemos la Caleta de “Pepo”, la laya “Torrente del Pi”, la playa de “l'Estany Tort”, la cala “Ambrosia”, la cala del “Podrit”, la cala Calafat, la cala del “Cementeri”, la cala “Bon Caponet”, y su hermana mayor, la cala “Bon Capó”, la playa de “Port Olivet”, la playa de “la Punta de l’Àguila” y la Cala de “L'Àliga”. En las playas dentro del pueblo podrás practicar todo tipo de actividades náuticas como alquilar un patinete, vóley playa, fútbol playa, las mundialmente famosas palas, alquilar una moto acuática, etc.

Y en las calas la mejor actividad que puedes hacer es buceo o snorkel y apreciar así la maravilla que son sus aguas y fondo marino. ¿Quieres que tus vacaciones en l’Ametlla de Mar sean aún más inolvidables? Alquila una embarcación, pide una paella para llevar y pon a enfriar una botella de vino. Y recorre cala a cala en barca para sentirte como en el mejor de tus sueños. ¿Qué? ¿A que ahora te alegras de no haber escogido ningún otro lugar del mundo para pasar tus vacaciones de verano?

Donde alojarse en Ametlla de Mar

Aunque l'Ametlla de Mar sea un destino alejado de los grandes circuitos turíticos de la Costa Dorada y poco masificado, cuenta con un buena oferta de alojamientos vacacionales. En el pueblo existen varios hoteles y aparthoteles donde hospedarse. Pero sin duda, la mejor opción y la más económica es alquilar un apartamento en Ametlla de Mar puerto lo que nos proporcionará libertad y comodidad durante nuestras vacaciones. Ya en las afueras de Ametlla de Mar, en urbanizaciones como Las Tres Calas, Rocas Doradas o Calafat, podremos disfrutar de un gran número de casas de alquiler vacacional en Ametlla de Mar donde alojar a toda la familia. Si buscamos más privacidad y mayor amplitud, la mejor opción es sin duda el alquiler de villas en Ametlla de Mar y disfrutar de unas vacaciones perfectas.

Cómo llegar a l’Ametlla de Mar

L’ametlla de Mar está situada a 55 quilómetros de Tarragona y a 155 de Barcelona. Su aeropuerto puerto más cercano es el aeropuerto de Reus, que se encuentra a 50 quilómetros y al cual se puede acceder por carretera, aunque no está conectada con servicio público. La distancia entre l’Ametlla de Mar y el aeropuerto de Barcelona es de 134 quilómetros, unos 80 minutos en coche. En l’Ametlla de Mar hay una estación de tren con parada propia y del que salen trenes regularmente hacia PortAventura, Salou, Cambrils, Tarragona y Barcelona y también hacia el sur, Valencia. Se puede llegar a l’Ametlla de Mar por autopista (AP-7), por autovía (A-7) y por la N-340. ¡Te esperamos!

Inscríbete en nuestra newsletter!

Serás el primero en conocer nuestras ofertas, promociones y novedades... ¡¡Prepárate para las vacaciones!!
Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad